Aceite de Coco

1. Mantener sanos tus dientes

Recientemente, se ha descubierto que el aceite de coco puede utilizarse como un enjuague bucal natural y muy eficaz.

A este innovador método se le conoce como “oil pulling” y está ganando cada vez más adeptos.

Enjuagarse cada mañana con aceite de coco contribuye a combatir las bacterias bucales, a reducir la placa y la gingivitis y a disminuir y prevenir el mal aliento

2. Hidratar la piel

La aplicación de aceite de coco sobre la piel es una forma excelente de hidratar y nutrir tu piel naturalmente.

En general, se suele recomendar su uso para zonas muy secas del cuerpo, como rodillas, codos o talones, y también para piernas y brazos, ya que puede favorecer la aparición de granitos en zonas más grasientas, por ejemplo, la cara.

De hecho, existen estudios que han demostrado la eficacia del aceite de coco para tratar la xerosis, sequedad excesiva de la piel muy frecuente en enfermos de Síndrome de Down (3).

En otro estudio realizado a niños de entre 1 y 13 años de edad, la aplicación tópica de aceite de coco causó una mejoría moderada en el 47 % de los niños con dermatitis atópica y una mejoría excelente en el 46 % de los mismos

3. Eliminar la grasa de la barriga

La grasa que se acumula en la barriga no solo es un problema de estética para muchas personas, sino que también es un problema de salud si no se trata a tiempo.

Un exceso de grasa en el abdomen se ha asociado a un mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y síndrome metabólico

De acuerdo con varios estudios, el consumo de aceite de coco contribuye a quemar la grasa que se acumula en el abdomen

2 cucharadas de aceite de coco pueden reducir hasta en 2 centímetros y medio el perímetro abdominal.

4. Quitar el maquillaje

¿Tienes alergia a algún producto químico o, simplemente, se te ha acabado la loción desmaquillante?

¡Que no cunda el pánico!

Busca tu botellita de aceite de coco y un algodón y en un abrir y cerrar de ojos tu maquillaje habrá desaparecido sin dejar rastro.

 

5. Cocinar, freír, sofreír…

Olvídate de los aceites vegetales refinados y cámbiate al aceite de coco para cocinar todos tus platos y recetas.

La grasa saturada presente en el aceite de coco soporta muy bien las altas temperaturas sin oxidarse y volverse rancia, a diferencia de la mayoría de aceites refinados.

Por si se te ha olvidado, las grasas saturadas han sido declaradas como saludables y no existe ningún riesgo de enfermedad cardíaca cuando se consumen.

6. Aumentar el colesterol “bueno”

Algunos estudios han observado un ligero aumento de los niveles de colesterol HDL tras consumir aceite de coco.

En concreto, se ha demostrado que el colesterol HDL disminuye cuando se reduce la ingesta de grasas saturadas en forma de aceite de coco (7).

 7. Acelerar el metabolismo

El aceite de coco está compuesto de triglicéridos de cadena media, un tipo de grasa que se absorbe con más rapidez e incrementa el gasto energético, lo que reduce el riesgo de sufrir obesidad

Existe evidencia científica en la que se afirma que el aceite de coco acelera el metabolismo, reduce el apetito e incita a consumir menos calorías en el resto del día.

En un estudio, tomar dos cucharadas de aceite de coco provocó un aumento en la quema de calorías equivalente a 120 calorías diarias

8. Prevenir y combatir infecciones

El aceite de coco también posee propiedades antimicrobianas que le hacen capaz deerradicar organismos patógenos como virus, bacterias y hongos.

Esta característica se debe a su contenido en ácido láurico, del que se ha demostrado que puede combatir el Staphylococcus aureus, una bacteria que causa enfermedades de la piel, de las mucosas…

Asimismo, hay indicios de que el aceite de coco también puede detener el crecimiento y de la bacteria Clostridium difficile, patógeno que causa un tipo de diarrea grave

 

9. Proteger tu piel del sol

Exponerse directamente a los rayos del sol durante un periodo prolongado de tiempo y sin ningún tipo de protección puede dañar la piel seriamente, favoreciendo la aparición de lunares y arrugas y aumentando el riesgo de cáncer de piel.

Varios estudios han confirmado que la aplicación de aceite de coco sobre la piel bloquea aproximadamente el 20 % de rayos UVA, junto con otros aceites como el de oliva, cacahuete y semillas de algodón

En cuanto al factor de protección solar del aceite de coco, se ha encontrado que es del 7, lo que puede resultar demasiado bajo para muchas personas.

10. Favorecer la salud de tu bebé

El aceite de coco puede utilizarse como aceite de masaje con efectos muy positivos en bebés recién nacidos.

Al parecer, dar masajes a tu pequeño con este producto estimula el aumento de peso y el crecimiento, según un estudio realizado durante un periodo de 30 días

11. Ahuyentar los mosquitos y otros insectos

Algunos aceites esenciales resultan muy eficaces a la hora de mantener alejados mosquitos y otros bichos molestos que pueden devorarte vivo en lugares cálidos y húmedos, principalmente.

Según algunas investigaciones, la mezcla de aceite de coco con un aceite base o portador puede servir como repelente de mosquitos.

Concretamente, un estudio mostró que el aceite de coco combinado con aceites esenciales tailandeses ofrecía una protección de un 98 % contra varios tipos de mosquitos

12. Mejorar la función cerebral

Al consumir aceite de coco, sus ácidos grasos de cadena media son transformados en cuerpos cetónicos que pueden ser utilizados por el cerebro como forma de energía.

Pero lo curioso es que además de servir de combustible, estos cuerpos cetónicos mejoran las funciones del cerebro y se ha confirmado que son un tratamiento muy efectivo contra la epilepsia que afecta a niños

Además, se ha encontrado una fuerte relación entre la energía proporcionada por cuerpos cetónicos y la reducción de los síntomas del Alzheimer

13. Cuidar tu pelo

El aceite de coco también se puede usar como un producto cosmético natural para mantener tu cabello sano.

En un estudio en el que se comparó los efectos de aplicar aceite mineral, aceite de girasol o aceite de coco sobre el pelo, se obtuvieron los siguientes resultados.

  • El aceite de coco fue el más eficaz a la hora de prevenir la pérdida de proteína del cabello, sin importar que este se aplicase antes o después del champú.

Al parecer, esta cualidad del aceite de coco se debe a su contenido en ácido láurico.

14. Combatir el hambre

Ya he explicado que el consumo de aceite de coco favorece la quema de calorías y de grasa abdominal, pero no hemos mencionado que su efecto saciante es muy elevado.

Los responsables de causar una gran sensación de saciedad son los ácidos grasos de cadena media presentes en el aceite de coco, que al convertirse en cuerpos cetónicos logran

  • Reducir el apetito.
  • Disminuir los depósitos grasos.
  • Quemar más calorías.

Todo este conjunto de efectos estimula la pérdida de peso.

15. Reducir la inflamación

El aceite de coco puede considerarse como un alimento antiinflamatorio natural.

Varios estudios realizados en animales han mostrado que este aceite posee propiedades antiinflamatorias y otros estudios en seres humanos han confirmado que el aceite de cocoreduce ciertos marcadores de inflamación y de oxidación